26 de junio de 2012

¿Votar cambia las cosas?

Ojo no apoyo a ningún partido, pero me parece un poco simplón que se reduzca a una elección un concepto tan complejo que he venido escuchando hace unos días mientras más se acerca el día de las elecciones: "salvar a México".
Esto debemos hacerlo cada día, todos los días, luchando cada quien desde su pequeña o gran trinchera, luchando por hacer de nuestro país un mejor lugar, sin pensar en como fregarte al de enfrente en cuanto se distraiga, dejando de anteponer los intereses privados por encima del interés público. Es muy fácil exigir autoridades de primer mundo sin antes convertirnos en ciudadnos de primer mundo. Mucha de la currupción que corroe nuestro país, emanada de todos los partidos, es bien recibida por los grupos de ciudadanos que se benefician de ella. La cosa no es tan simple como un gobierno malo manipulando a un pueblo bueno, o votar por uno u otro candidato, va más allá de una jornada electoral. Ojalá que empecemos a cambiar. El PRI y su tradición de corrupción, no va a volver... nunca se ha ido. Depende de cada uno de nosotros cambiar el rumbo, ya sea que se vote por cualquier candidato, se anule o incluso no se vote. Insisto que si se reduce al voto el pensar en un cambio, es por demás simplista y mucho más irreponsable que abstenerse conscientemente.

El sistema está secuestrado por una punta de parásitos que sangran al país, y claro que hay que luchar contra eso para cambiarlo (pero no se reduce a ir a votar) sin embargo, como dije antes si no hubiera un enorme grupo de ciudadanos que se benefician y aceptan la corrupción, todo ese sistema no tendría sustento y terminaría por caer, pero el problema es que está muy dentro, hasta los huesos de la cultura mexicana, es una forma de vida. Muchos están a gusto cuando no pasa nada si no respetas la luz roja, si pones un puesto de comida a mitad de la banqueta, si tienes un taxi pirata, si puedes dar una lana para cambiar el uso de suelo y construir un gran desarrollo de deptos de lujo, si esa empresa que construye con trampas te da un buen trabajo y no dices nada, si esa gran empresa trasnacional te da empleo y sabes que no paga agua ni impuestos, si esa gran empresa de telefonía donde trabajas es parte de los grande monopolios pero a ti te paga bien, etc... si todo el mundo se mirara a si mismo y a su alrededor se daría cuenta que es un pequeño engrane del sistema, de ese sistema que le da asco, pero si cada quien se negara a seguir jugando en ese juego perverso en el que está imbuido y dijera, "yo así no juego y exijo un juego limpio" renunciando a lo mucho o poco que le beneficia la corrupción, esto sería otra cosa, se necesitan personas íntegras y no solo vociferadores en las calles y oficinas públicas exigiendo que mejoren las cosas.

No hay comentarios: