8 de mayo de 2013

A propósito del 1° de mayo

El día internacional de los trabajadores ha perdido contenido, ya no es lo que era, un día para reivindicar la lucha obrera emancipadora. La lucha socialista en contra del trabajo enajenado.
Repasemos un poco la historia de los trabajadores:
-en el esclavismo los trabajadores tenían dueño, otra persona era propietaria de su cuerpo, de su vida y hasta de su alma.
-durante el feudalismo alguien más poseía su espacio, su tierra, su casa e incluso su mujer
-el modelo capitalista impone el trabajo enajenado, éste le pertenece a otro,  el hombre se ve obligado a vender su trabajo, otra persona es la que aprovecha el fruto de su esfuerzo, el trabajador se ve reducido a un objeto utilitario, una máquina que mantienen funcionando con un salario para que siga produciendo.

En cambio, lo que el socialismo propone, es que el hombre debe ser el dueño de su trabajo. La revolución emancipadora proclama que nadie viva a costa del  trabajo del otro.

La visión actual del capitalismo salvaje nos dice que debemos estar agradecidos con los grandes inversionistas, alabar a nuestros políticos por conseguir que la inversión extranjera venga a explotarnos.
La gran realización del ser humano es la de ser explotado diciéndole a los grandes patrones del mundo: "por favor ven a robarme el fruto de mi trabajo, que con lo poquito que me dejes, soy feliz".
La riqueza de unos cuantos está basada no en su propio trabajo, sino en el trabajo de los demás.  Y ese paradigma aspiracional nos dice que debemos intentar hacer la riqueza propia a costa de los demás, haciendo que otros que trabajen para producir nuestra riqueza.

A esto se oponía la lucha de los trabajadores, exhaltaba la emancipación del hombre, que trsitemente ya no se plantea más.
Y desde aquí me pregunto, ¿cómo plantarle cara a la iniquidad, la estupidez, la codicia, la crueldad del capitalismo salvaje?




26 de junio de 2012

¿Votar cambia las cosas?

Ojo no apoyo a ningún partido, pero me parece un poco simplón que se reduzca a una elección un concepto tan complejo que he venido escuchando hace unos días mientras más se acerca el día de las elecciones: "salvar a México".
Esto debemos hacerlo cada día, todos los días, luchando cada quien desde su pequeña o gran trinchera, luchando por hacer de nuestro país un mejor lugar, sin pensar en como fregarte al de enfrente en cuanto se distraiga, dejando de anteponer los intereses privados por encima del interés público. Es muy fácil exigir autoridades de primer mundo sin antes convertirnos en ciudadnos de primer mundo. Mucha de la currupción que corroe nuestro país, emanada de todos los partidos, es bien recibida por los grupos de ciudadanos que se benefician de ella. La cosa no es tan simple como un gobierno malo manipulando a un pueblo bueno, o votar por uno u otro candidato, va más allá de una jornada electoral. Ojalá que empecemos a cambiar. El PRI y su tradición de corrupción, no va a volver... nunca se ha ido. Depende de cada uno de nosotros cambiar el rumbo, ya sea que se vote por cualquier candidato, se anule o incluso no se vote. Insisto que si se reduce al voto el pensar en un cambio, es por demás simplista y mucho más irreponsable que abstenerse conscientemente.

El sistema está secuestrado por una punta de parásitos que sangran al país, y claro que hay que luchar contra eso para cambiarlo (pero no se reduce a ir a votar) sin embargo, como dije antes si no hubiera un enorme grupo de ciudadanos que se benefician y aceptan la corrupción, todo ese sistema no tendría sustento y terminaría por caer, pero el problema es que está muy dentro, hasta los huesos de la cultura mexicana, es una forma de vida. Muchos están a gusto cuando no pasa nada si no respetas la luz roja, si pones un puesto de comida a mitad de la banqueta, si tienes un taxi pirata, si puedes dar una lana para cambiar el uso de suelo y construir un gran desarrollo de deptos de lujo, si esa empresa que construye con trampas te da un buen trabajo y no dices nada, si esa gran empresa trasnacional te da empleo y sabes que no paga agua ni impuestos, si esa gran empresa de telefonía donde trabajas es parte de los grande monopolios pero a ti te paga bien, etc... si todo el mundo se mirara a si mismo y a su alrededor se daría cuenta que es un pequeño engrane del sistema, de ese sistema que le da asco, pero si cada quien se negara a seguir jugando en ese juego perverso en el que está imbuido y dijera, "yo así no juego y exijo un juego limpio" renunciando a lo mucho o poco que le beneficia la corrupción, esto sería otra cosa, se necesitan personas íntegras y no solo vociferadores en las calles y oficinas públicas exigiendo que mejoren las cosas.

9 de agosto de 2011

con vista al mar...

Esto sí que es otra manera de ver las cosas, dista mucho de nuestra manera de concebir la vida y sobre todo la muerte.
Mientras en el mundo occidental lo más normal es observar en la orilla de las mejores playas con las vistas más hermosas hacia el mar, exclusivos hoteles, desarrollos turísticos transnacionales, casas de lujo o cualquier establecimiento cuya inversión signifique una jugosa ganancia o bien la mejor plusvalía posible. En el mundo árabe los musulmanes nos ofrecen otra alternativa, algunos de éstos mencionados sitios privilegiados con la mejor ubicación en una ciudad costera, es decir justo frente a la playa con kilómetros de mar azul frente a los ojos, son destinados no a algún inmueble que se traduzca en un lucrativo negocio, sino por el contrario, estos sitios los ocupan los restos de sus antepasados, así es, muchos de estos lugares se utilizan como cementerios, dándoles la mejor ubicación para su descanso eterno... y qué mejor que hacerlo con la mejor vista...



Cementerio musulmán frente al mediterráneo. Sousse, Túnez


Hoteles de lujo frente a las playas del caribe. Cancún, México

23 de marzo de 2009

Voracidad II, calidad de vida VS negocio...

"Hoy día la rica complejidad de motivación humana que genera la arquitectura va reduciéndose a una vertiente totalmente reductiva. La construcción se acomete casi exclusivamente por el provecho económico. Los nuevos edificios se conciben como poco más que instalaciones financieras, un dato más en las hojas de balance económico y es esta búsqueda de beneficio la que determina su forma, su calidad y su rendimiento. Cualquier gasto que no esté directamente relacionado con la obtención de beneficios a corto plazo amenaza a los promotores con el riesgo de que su compañía sea menos competitiva, y por tanto, más vulnerable a los caprichos y vaivenes del mercado. Nuestra línea económica dominante…no ofrece incentivo alguno para iniciativas de tipo ecológico –que sólo rinden a largo plazo-. Esta estrategia que sólo puede empeorar el futuro, es la antítesis del pensamiento sostenible y desestima completamente las consideraciones estéticas necesarias para toda buena arquitectura: resta todo aliciente al uso de buenos materiales, al ajardinamiento de una obra de plantar, simplemente, un árbol."

Fragmento del libro
"Ciudades para un pequeño planeta" de Richard Rogers.
Este libro tiene ya poco más de diez años y cada vez estamos más metidos en este túnel sin retorno de la acumulación sin sentido. En esta lógica de ver a la construcción como un mero negocio, estamos inmersos en edificaciones con jugosos rendimientos y grandes ganancias para los inversionistas, sin importar su impacto a un nivel urbano, tanto funcional como estético. Nuestro contacto con la ciudad y por lo tanto con la arquitectura es el acercamiento más inmediato y frecuente que tenemos con el arte. Con ejemplos de edificios que sólo se ocupan del provecho económico de los inversionistas y nunca de la relación directa con la ciudad y las personas; la percepción de la belleza se va degradando y así mismo la calidad de vida de las personas.

10 de marzo de 2009

paté de fuá

Buscando nuevas alternativas del rock en español aquí está una buena banda: Paté de fuá

9 de marzo de 2009

voracidad inmobiliaria


La voracidad y el acaparamiento del territorio por parte de las inmobiliarias, son lo que abunda en la Ciudad de México, la explotación indiscriminada de los terrenos hasta donde permiten las ridículas leyes de desarrollo urbano, y más allá debido a la tremenda corrupción existe tanto en las oficinas públicas como privadas. La pseudo arquitectura movida por los billetes de empresarios dispuestos a hacer aún más grandes sus arcas millonarias, está llenando de departamentos decorados a la moda, "lofts" conceptuales, edificios con fachadas de primer mundo y arreglos cosméticos, las zonas más pujantes de la ciudad, llenando de autos las calles dónde ya no caben ni los vendedores de "gorditas de nata".
Cada metro cuadrado es visto sólo como una fuente de enriquecimiento, en lugar de verlo como mil y una posibiliodades de crear espacios donde las personas puedan experimentar sensaciones y alcanzar un digno desarrollo humano.

9 de febrero de 2009

de sillas y mesas

A veces basta con mirar unas sillas y una mesa, iluminadas por el sol, en el fondo de un pequeño patio para imaginar que todo está bien... aunque sea por un momento, a pesar de que el vendabal continúe allá afuera.


4 de febrero de 2009

la autopista del sur... y del centro y del norte también


"...detenerse y arrancar y bruscamente clavar el freno y no salir nunca de la primera velocidad, del desencanto insultante de pasar una vez más de la primera al punto muerto, freno de pie, freno de mano, stop, y así otra vez y otra vez y otra."
La autopista del sur,
Julio Cortázar (fragmento)

14 de enero de 2009

rola de reyes, silvio

y alargando la temporada navideña, aquí está el gran Silvio con esta rola llamada "Juego que me regalo un 6 de enero"

13 de enero de 2009

otra actitud

Ya hace varios días que quedó atrás el día de reyes y su tradicional rosca con sus respectivos muñequitos, o monos, o niños dios, o cualquier figura que se les ocurra a los panaderos locales. Y por su puesto no puede faltar la típica expectación por ver a quién le toca el muñeco y por lo tanto, quién se adjudica la tamaliza. Estos momentos previos se matizan entre el morbo y la incertidumbre, para estallar en diversos gritos y exprexiones al ser hallada la primer figura dentro de la rosca, sin pasar por alto el tono socarrón y de burla que llevan consigo por el agobio que causa el ser encargado de surtir de tamales a los presentes.
Sin embargo esto debe ser razón de regocijo, tomémoslo como signo de buena suerte y alegrémonos al ser los afortunados de descubrir el muñequito, e incluso deseémoslo justo antes de hacer el corte, que si es así, será un augurio de la buena fortuna que nos espera en el año.

Nota: no creo en la suerte (a menos que juegue lotería), pero en estos casos es divertido creer en ella